Quantcast

Por la Ruta 40, una excursión donde el vino se combina con la aventura, la historia y las costumbres de un pueblo de carácter único.

En el centro-oeste de Mendoza, el Valle de Uco –integrado por los departamentos de Tupungato, Tunuyán y San Carlos- se caracteriza por una naturaleza bellísima y una fuerte tradición rural. Enmarcado por las altas cumbres de la Cordillera de los Andes y atravesado por abundantes cursos de agua que nacen en las montañas, es sinónimo de innovación en vinos. Los antiguos viñedos fueron (re)descubiertos en los últimos años por capitales extranjeros. Nuevas bodegas se sumaron entonces a las de larga tradición dando nuevo impulso a la producción vitivinícola local. 

El corazón del Valle de Uco es Tupungato, una zona predominantemente rural a 78 km de la ciudad de Mendoza. A la vera de la RP 89 se multiplican las bodegas. Por la RP 86, en la zona de Los Cerrillos, se divisa una subida zigzagueante que conduce a un mirador privilegiado coronado por un Cristo Rey.

En el centro del Valle, a 82 km de la capital mendocina, Tunuyán es una tierra de mixturas. Aquí los caminos son múltiples. A la visita ineludible al Manzano Histórico –un árbol a cuya sombra descansó San Martín a su regreso de Chile-, se suma un circuito religioso integrado por antiguas capillas cordilleranas; otro rural, que recorre las fincas; uno de aventura, en el que tienen lugar las escaladas, las cabalgatas y el rafting; y un festival popular tradicional, el de La Tonada (música típica de la zona). Todos estos recorridos incluyen propuestas enoturísticas en las bodegas familiares, boutiques e industrializadas que conforman un conjunto variado y atractivo. Se destaca un espacio único que integra el vino con el arte en un maridaje exclusivo donde conviven obras de arte argentino contemporáneo y de arte holandés de los siglos XIX y XX.

Y a 104 km de Mendoza, alrededor del que fuera el fuerte español de San Carlos (siglo XVIII), se levanta la villa homónima, una de las más antiguas de la provincia. Recorrerlo es una experiencia histórica muy interesante. Durante el verano, se recomienda llegar hasta la Laguna del Diamante, un espejo de agua ubicado a más de 3.000 m.s.n.m. en el que se refleja el Volcán Maipo. A la vera de la vieja Ruta 40 se visitan bodegas centenarias y establecimientos vitivinícolas modernos.

 

Share Share Share Share

Más para conocer