Quantcast

3 Parques Nacionales, 21 Reservas Provinciales y 30 AICAS, convierten a la linda Salta en un espacio ideal para los seguidores del birdwatching.

La provincia de Salta cuenta con el 65% del total de aves que posee la Argentina, lo que incluye a 654 especies, muchas de ellas únicas a nivel nacional e internacional, distribuidas en los diferentes ecosistemas del territorio provincial y del escalonado relieve.

El paisaje salteño se presenta con un gran relieve que va cambiando desde una región cordillerana de grandes alturas, con altas cumbres y volcanes, hacia zonas de serranías y llanuras. Los tipos de vegetación incluyen los elementos típicos de la Puna, el Monte (de Sierras y Bolsones) y la eco región de los Altos Andes, en el sector oeste y centro; y las Yungas y el Chaco Seco al este. Toda la provincia está cruzada por ríos, algunos de ellos de gran caudal, agrupados principalmente en dos grandes cuencas: las del Bermejo y el Juramento.

Resultado de la variedad de eco regiones presentes en la provincia, la vegetación es heterogénea, incluyendo un tipo de gran importancia para la presencia de una avifauna exclusiva: las estepas arbustivas, también llamadas “matorrales montanos”. En la Quebrada del Toro, Sierra de Santa Victoria, Luracatao y sectores de los Valles Calchaquíes, se observa una importante variedad de especies de distribución restringida y discontinua: la palomita ojo desnudo (Metriopelia morenoi), varias clases de canasteros (Género Asthenes), la monterita serrana (Compsospiza baeri), la rara monterita quebradera (Poospiza boliviana), el pepitero colorado (Saltadorrufiventris), el yal grande (Idiopsar brachyurus) y el jilguero corona gris (Sicalis luteocephala). Por su parte, las Yungas salteñas han sido identificadas como un área de endemismo de aves a escala global. A este grupo pertenecen ejemplares como el fiofío plomizo (Elaenia strepera), el chululú cabeza rojiza (Grallaria albigula), el picaflor frente azul (Eriocnemis glaucopoides), el loro alisero (Amazona tucumana), el vencejo pardo (Cypseloides rothschildi), la pava de monte alisera (Penelope dabbenei) y el churrín de Zimmer (Scytalopus zimmeri), entre otras especies. También se destaca como trascendental para el avistaje de aves el área de bosques selváticos del río Bermejo y la cuenca del río Seco, donde habitan grandes águilas selváticas como el águila poma (Oroaetus isidori), el águila solitaria (Harpyhaliaetus solitarius), el águila crestada real (Spizaetus ornatus) y el águila viuda (Spizastur melanoleucus); al igual que una población de guacamayo verde (Ara militaris). De igual modo resaltan zonas de importancia de especies endémicas en todo el bioma andino central, en los bosques de tabaquillo que contienen una avifauna característica cada vez más particular en la Argentina. Esta región es, además, el refugio invernal de especies migratorias altitudinales de la Puna como el flamenco austral (Phoenicopterus chilensis) y la parina grande (Phoenicopterus andinus). Finalmente, el Chaco salteño es importante para aves amenazadas como el águila coronada (Harpyhaliaetus coronatus) y contiene además una representación bastante completa del ensamble de aves del bosque chaqueño seco.

Share Share Share Share

Más para conocer