Quantcast

Platos con influencias guaraníes, a base de frescos pescados de río y las más exóticas –y sabrosas- frutas.

La naturaleza eligió a la región Litoral para mostrarse por completo. La frescura del agua de los ríos, los verdes campos, la tierra colorada, la flora y fauna en perfecta armonía son el marco de un crisol de culturas. Los sabores se acoplan a este escenario y muestran la riqueza cultural de la zona. 

Por la mañana, el mate es un ritual. Acompañado de algunas hierbas del lugar o cascaritas de naranja, esta infusión es un símbolo del país y un motivo para el encuentro familiar y de amigos. La ronda comienza. Todos beben del mismo mate, mientras degustan un sabroso chipá. La esencia está en compartir.

Hacia el norte de la región Litoral es clara la influencia de la cultura guaraní en la gastronomía de la zona. Los platos típicos del lugar se elaboran con materias primas frescas y de estación. Platos típicos basados en la mandioca (hervida, frita y asada), en la harina que de ella se produce - chipa, mbeyú, caburé, reviro- y en el maíz: pororó, yopará, chipa guazú. También los pescados de río forman parte de la mesa litoraleña. Los más sabrosos son la boga, el surubí, el pacú, el sábalo, el bagre y otros peces de cultivo como la tilapia y el bagre africano. Las guarniciones suelen variar entre frescas verduras, mandioca y productos de estación. Para la elaboración de postres se emplean delicadamente las frutas del lugar, propias de zonas tropicales: mamón, naranja, mandarina, ananá, palta, mango, guayaba y mburucuyá. La originalidad de los chefs se hace evidente en estos postres que resaltan el sabor y la textura de los frutos. Irresistibles resultan aquí los curiosos caramelos de madera, los alfajores de harina de mandioca y los frescos helados de mburucuyá y yerba mate.

Share Share Share Share

Más para conocer