Quantcast

Coloridos, aromáticos, sabrosos, tradicionales, de producción artesanal y con toques gourmet, platos que son una auténtica fiesta para los sentidos.

La gastronomía de Tucumán tiene una fuerte impronta regional. En las peñas folklóricas y en los restaurantes más lujosos, en los pueblos más pequeños y en las ciudades más importantes, se sirven platos ancestrales, exquisitamente preparados con ingredientes propios de la zona. Platos que combinan tradiciones prehispánicas y criollas; de nombre enigmático, como huaschalocro; típicos, como los tamales; e irresistibles, como las empanadas. Los quesos, de elaboración artesanal, son definitivamente imperdibles. 

Perfuman la experiencia las hierbas aromáticas que crecen en los valles y la intensidad de los cítricos, estrellas de la provincia: limones, naranjas y pomelos. Los postres y dulces merecen un capítulo especial: productos que se nutren de la abundancia de la caña de azúcar, son aptos para los paladares más golosos.

Toda una fiesta para los sentidos que se celebra, también, en fiestas populares: la Fiesta Nacional del Queso, en Tafí del Valle; la Fiesta Nacional del Limón, en Tafí Viejo; y la Fiesta Nacional de la Empanada, en Famaillá. La importancia de este plato en la cocina local se refleja, también, en la Ruta de la Empanada, un circuito que recorre las localidades de San Miguel de Tucumán, Yerba Buena y Famaillá.

Share Share Share Share

Más para conocer