Quantcast

En la provincia de Santa Fe, a orillas del río Paraná, una de las ciudades más importantes de la Argentina: histórica, cultural, futbolera y natural.

Ubicada en la zona sur de la provincia de Santa Fe, a 300 km de la ciudad de Buenos Aires, Rosario es, por muy diversos aspectos, una gran urbe. Nacida a orillas del río Paraná, es un epicentro comercial y de negocios de gran relevancia para la actividad productiva de la Argentina. Una ciudad con variadas propuestas culturales y recreativas para hacer una escapada en familia, en pareja, con amigos. Un sitio para descubrir momentos fundamentales de la historia del país. Y un destino donde disfrutar, también, de la naturaleza cercana: Rosario, la gran ciudad, vive estrechamente vinculada con el río que la abraza.

 

Conocida como “cuna de la bandera”, luce orgullosa el Monumento Nacional a la Bandera, una impactante construcción de 10.000 m2 erigida en homenaje al Gral. Manuel Belgrano, creador de la bandera argentina -y figura clave en las gestas independentistas nacionales-, quien izó por primera vez el emblema nacional en 1812 a orillas del río Paraná. Este monumento es hoy sede de numerosos eventos culturales y desde su mirador se obtiene una imponente panorámica de la ciudad. En los alrededores, las barrancas son un espacio verde desde el cual se puede disfrutar del encanto del caudaloso río. La naturaleza se disfruta en Rosario caminando por la Costanera, recorriendo sus numerosos parques (el más importante, el Parque Independencia) o navegando el mismo río. Flora y fauna en estado silvestre, playas de arena y paradores en las islas cercanas son parte de la propuesta natural de esta urbe.

Para recorrer la Rosario artística e histórica hay numerosos museos: el Museo de la Ciudad, el Museo Histórico Provincial “Julio Marc”, el Museo de Arte Contemporáneo (MACRO), el Museo de Arte Decorativo “Firma y Odilo Estévez”, el Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino”, el Museo Urbano Arte a la Vista y el Museo de la Memoria, entre otros. También vale andar con el ojo atento para apreciar la arquitectura del casco histórico: la Basílica Nuestra Señora del Rosario, el Palacio Municipal, el Correo y el edificio “Bola de Nieve”.

En tanto, si de descubrir el pulso cultural de la ciudad se trata, nada mejor que recorrer sus bares y centros culturales. Encontrar aquella “mesa de los galanes” de la que hablaba el escritor (rosarino) Roberto Fontanarrosa, en la que se debaten con el mismo fervor política y fútbol, y en el que la amistad se celebra como un culto. Y palpitar una agitada vida nocturna, en la que los jóvenes copan la escena.

Share Share Share Share

Más para conocer