Quantcast

En las sierras de San Luis, los cielos invitan a volar. Vuelos de bautismo a los pies de un paisaje de naturaleza virgen.

En el noreste de la provincia de San Luis, en el límite con la provincia de Córdoba, la Sierra de los Comechingones alberga una serie de pueblos de aspecto tranquilo y espíritu aventurero. Entre ellos, la Villa de Merlo (principal localidad turística de la zona). Ubicada a 194 km de la ciudad de San Luis y a 223 km del Parque Nacional Sierra de las Quijadas, cuenta con un famoso microclima e infraestructura adecuada para vivir unos días de relax en contacto con la naturaleza. Y tiene, también, numerosas propuestas para la aventura.

La más impactante es, sin dudas, la de surcar los aires a bordo de un parapente. Las corrientes térmicas favorables y un cordón serrano de unos 2.000 metros de altura hacen de este sitio un imperdible para quienes quieran echarse a volar. En la cumbre de las sierras, en las pistas Mirador del Sol y Mirador de los Cóndores, los instructores se preparan para llevar a los viajeros a dar un paseo inolvidable.

Para realizar ‘vuelos de bautismo’ hay que contactar a agentes especializados, quienes proveen los equipos y los conocimientos básicos para el despegue y el aterrizaje, además del traslado desde la Villa de Merlo hacia las pistas. Luego del despegue, el vértigo y la adrenalina ceden lugar a la sensación placentera de un vuelo tranquilo, de aproximadamente 20 minutos, en que los instructores se ocupan de todas las cuestiones técnicas mientras el pasajero va sentado, con las manos libres para tomar fotografías o videos que atestigüen tamaña aventura.

Share Share Share Share

Más para conocer