Quantcast

En el Parque Natural Valle Fértil, dos circuitos especialmente diseñados para el avistaje de las más de 200 especies que sobrevuelan la tierra del sol.

Los birdwatchers del mundo encontrarán en la provincia de San Juan, en la región de Cuyo, un área protegida cubierta de bosques xerófilos donde entre quebrachos blancos, mistoles, pejes y molles, es posible avistar 223 especies de aves. Este número, que representa el 23% del total de aves que sobrevuelan los cielos de Argentina, incluye especies amenazadas como el cóndor andino, el águila coronada, el ñandú y el cardenal amarillo; y todas son posibles de ser observadas en distintas épocas del año en el Parque Natural Valle Fértil. 

En un entorno de impactante belleza escénica, prismáticos y checklist en mano, los recién iniciados, tanto como los observadores más experimentados, podrán desandar aquí dos circuitos diferenciados, cada uno con sus propias características y claramente señalizados ambos: el circuito del Dique de San Agustín y el circuito Tras las Sierras. El primero, emplazado muy cerca de la villa cabecera y, por lo mismo, de simple acceso, cuenta con un recorrido de 2.5 km de extensión, es de 3hs de duración –a pie- y de dificultad media; ofrece conocer una gran diversidad de aves acuáticas y terrestres entre las que se destacan el pato barcino, la garza bruja, la garza y la garcita blanca, la garcita azulada, la gallareta chica, la gallareta ligas rojas, el tero real, el picaflor cometa, el picabuey, el benteveo, la tacuarita azul, el arañero corona rojiza y el carpintero real, entre muchas otras especies. Mientras que en Tras las Sierras el circuito es de una extensión mucho mayor, alcanza unos 30 km en total y se extiende por la quebrada del río Valle Fértil pasando por las localidades de La Majadita, Los Bretes y Quimilo. Puede recorrérselo a pie pero también a caballo, en bicicleta y/o en automóvil. En su trazado, atraviesa distintos ambientes para la observación de aves: el río mismo, donde pueden avistarse especies asociadas a cuerpos de agua como el tuyuyú, las garzas, los zorzales, las remolineras, los birros y patos, entre otras; los bosques ribereños, donde se avistan el pepitero de collar (localmente conocido como benteveo), la reina mora, el rey del bosque, el fueguero común, el naranjero, y también chincheros, carpinteros, lechuzas y búhos, loros y cotorras; y en las zonas más altas de las sierras, los birdwatchers tendrán una cita especial con el majestuoso cóndor andino. 

Share Share Share Share

Más para conocer