Quantcast

En la provincia donde nace el vino, un recorrido por las huellas de tiempos fundacionales. Junto a los hombres y las mujeres de las chacras y tras los pasos del Libertador.

En el este de Mendoza, la visita a las viñas cuenta la historia de un tiempo fundacional: para la República Argentina y para la industria vitivinícola local. Aquí vivió el Libertador de América, el Gral. Don José de San Martín; y se plantaron los viñedos de los que salieron los primeros vinos que llegaron a las mesas del país. Hoy, a los costados de la ruta las acequias dominan el paisaje; por ellas, el agua de las montañas corre transparente buscando el curso de las hileras para regar los viñedos y las plantaciones de olivos. Por los productivos caminos de las ‘”Tierras del Este”, también la presencia sanmartiniana late en la cultura local. Hombres y mujeres de campo, laboriosos trabajadores de las chacras y las hileras, abren las puertas en el este de Mendoza a una experiencia definitivamente auténtica.

La zona este de Mendoza integra en su conjunto a los departamentos de Rivadavia, San Martín, Junín, Santa Rosa y La Paz. Caracterizada por un importante paisaje desértico, conquistado sin pausa por tesoneros hombres y mujeres de campo, es la principal región en cuanto a extensión de viñedos y volumen de producción de uvas –y vino-; alberga bodegas industriales productoras del clásico vino de mesa y otras de menor producción y altísima calidad. La actividad vitícola se remonta en el este mendocino a los tiempos de la llegada de los españoles a América (siglo XV), con un importante crecimiento en los tiempos del Virreinato y un desarrollo consolidado tras la llegada de los inmigrantes italianos, españoles, franceses y árabes, hacia el final de la segunda Guerra Mundial. El oasis productivo más importante de la zona se encuentra en el departamento de Gral. San Martín, a 43 km de la ciudad de Mendoza. En esta tierra las viñas cuentan, también, la historia del país. Aquí se pueden conocer lugares históricos profundamente vinculados a la vida del Libertador de América, Don José de San Martín, ideólogo y conductor del Ejército de los Andes. 

Las ‘”Tierras del Este” se destacan también porque invitan a vivir la tranquilidad del ambiente rural: alojarse en casonas de campo; pasar un día con los gauchos; disfrutar de destrezas criollas; aprender a elaborar dulces, embutidos y conservas artesanales; conocer el trabajo de los artesanos del cuero, la lana, la madera y el barro; pasear en carruajes; saborear la gastronomía típica; fascinarse con la música de las guitarras cuyanas al calor del fogón. Y, por supuesto, recorrer –a pie, en bicicleta, a caballo- los viñedos, visitar las bodegas y compartir la cultura de la gente del vino, al tiempo que se degustan exquisitos ejemplares de Merlot, Bonarda, Tempranillo, Pedro Giménez y Ugni Blac.

Como eje principal, la RP 60 combina los principales y antiguos carriles en una travesía por el mundo de los recuerdos que afloran en reminiscencias de antiguas postas y casonas, tramos de ruta sanmartiniana, historias de próceres y viejas costumbres fusionadas con el proceso productivo de nuestros días. Entre otros: el Canal San Martín, también llamado “Acequia o Canal de la Patria”; la Villa Orfila, donde se observa la Casa del Molino, una vieja casona de adobe donde habitó el fundador, Don José Orfila, y una tradicional bodega. Y a pocos metros, el Oratorio de San Cayetano que conserva en su interior una antigua piedra del viejo molino harinero, donde cada 7 de agosto se reúnen más de 10.000 fieles.

 

Share Share Share Share

Más para conocer