Quantcast

Rumbo a la Patagonia, en medio de la aridez de la llana pampa seca, una invitación para disfrutar la naturaleza calma, abrir bien los pulmones y oxigenar el alma.

Ubicado en el centro sur de la provincia de La Pampa -puerta de entrada a la Patagonia-, sobre la Ruta Nacional 152, a 220 km de la ciudad de Santa Rosa, el Parque Nacional Lihué Calel –en mapuche, “Sierras de la Vida”- preserva la flora y la fauna nativas y cobija un notable yacimiento arqueológico.

 

Las serranías de Lihué Calel, originadas hace 240 millones de años a partir de fuertes erupciones de lava, se destacan, con sus suaves pendientes, en la inmensidad de la llanura pampeana. Antigua zona de pueblos cazadores y recolectores -tehuelches y ranqueles-, atesora interesantes pinturas rupestres y restos fósiles. De naturaleza curiosa y rico en cultura, este lugar invita a disfrutar de safaris fotográficos de fauna y flora típicas y a echar a andar los pies por senderos nada complejos y muy reconfortantes.

En su recorrido por el Lihué, entre arbustales de jarillas, bosquecillos aislados de chañar, mata chilladora y molles, el viajero avistará halconcitos grises, loros barranqueros, martinetas, vizcachas, tucu-tucus, lagartijas verdes y también ñandúes, gatos del pajonal, guanacos y zorros grises. La margarita pampeana, flor provincial de amarillo brillante, pondrá color al camino. El sendero "Valle de las Pinturas", un recorrido de 600 metros de extensión, permite conocer el uso dado al área por los nativos y llega a un alero con muestras de arte rupestre: representaciones de motivos geométricos en colores rojo y negro, que datan de 2.000 años a.C.

 

IMPORTANTE: El Parque Nacional Lihué Calel carece de infraestructura para visitantes. Los servicios más cercanos se encuentran en la localidad de Puelches, 32 km hacia el oeste.

Share Share Share Share

Más para conocer