Quantcast

Un museo y un bar de hielo, únicos en su tipo en la Argentina, para conocer –y celebrar- los misterios de la Patagonia helada.

Desde el camino se divisa una silueta que recuerda inequívocamente al magnífico frente del Glaciar Perito Moreno. Se trata de Glaciarium, una manifestación arquitectónica que depara una experiencia inolvidable. Penetrando en el túnel, comienza un recorrido que transporta a los Andes, a Groenlandia y a la Antártida. Aquí se ven las formas caprichosas de la nieve, se viaja por campos helados donde los pioneros invitan a conocer una región envuelta en misterio y, en la sala de proyecciones, se puede volar a lo alto del glaciar en tres dimensiones. En el subsuelo, entre paredes heladas, el GlacioBar invita a celebrar la aventura. Con equipo especialmente preparado para la helada barra, el visitante comparte un trago con amigos. Las botellas relucen en las estanterías de hielo mientras los flashes tratan de capturar una atmósfera definitivamente mágica.

El Glaciarium, Museo del Hielo Patagónico, abrió sus puertas en El Calafate, provincia de Santa Cruz, en el año 2010. Es el primer museo de su clase en la Argentina, una rara oportunidad de sumergirse en el fascinante universo de la glaciología y de aprender sobre la exploración de una de las zonas más asombrosas del continente. En un espacio de arquitectura vanguardista, este museo tiene varias salas con elementos multimedia que invitan a la interacción. La interpretación se ofrece en varios idiomas y abarca diversas temáticas. Cada hora se proyecta una película en 3D sobre el Parque Nacional Los Glaciares. Un bar, ubicado en el sótano, una espaciosa confitería y una tienda de regalos donde se venden artesanías realizadas con elementos reciclados, completan la oferta en el mundo del hielo.

Share Share Share Share

Más para conocer