Quantcast

Naturaleza en estado virgen. Costumbres de la gente de campo. Noches seductoramente estrelladas. La inmensidad de la Patagonia.

Para conocer en profundidad a esta tierra y a sus pobladores, hay que tomarse un tiempo. Las estancias de la Península Valdés invitan a que te desvíes del circuito tradicional y vivas otra experiencia turística, compartiendo un cordero al asador, recorriendo a caballo las costas infinitas, dejando que tu cabeza se libere de preocupaciones, sorprendiéndote una y otra vez con la belleza del alrededor.

Hay propuestas para pasar el día y otras para que te alojes en hoteles de campo, lo que tiene un encanto extraordinario: despertarte por las mañanas con el canto de los pájaros, ver cómo el sol se pierde en el horizonte por las tardes y contemplar las estrellas en un cielo puro, libre de luz eléctrica. Pasar una noche en la Península permite descubrir en toda su magnitud la magia de la naturaleza austral, acostumbrar el oído al silencio para comenzar a escuchar lo que hasta entonces parecía imposible: los sonidos de la Tierra.
 

Estancias que abren al turismo:

> Estancia San Lorenzo. Ubicada a 160 km de Puerto Madryn y a 17 km de la Reserva de Fauna Punta Norte, en plena Península Valdés. Cuenta con más de 5 mil hectáreas y 4.600 metros de costa donde suele establecerse una importante colonia de pingüinos de Magallanes. Aquí puede recorrerse el sendero interpretativo de la pingüinera y el Cañadón de los Fósiles, además de degustar un típico cordero patagónico al asador.

> Estancia Loreto. Rodeado de pura estepa patagónica, este lodge de estilo rústico está a solo 10 km de Puerto Pirámides y cuenta con acceso a la playa sobre el Golfo San José. Ofrece programas personalizados, con cabalgatas por la costa, snorkel con lobos marinos, trekking con guías expertos en los que se observa la fauna y flora del lugar, y restos fósiles encontrados en los alrededores.

>También hay estancias que abren sus puertas a los viajeros en los alrededores de la ciudad de Puerto Madryn, como El Pedral, un lodge ubicado frente al mar en las increíbles playas de Punta Ninfas.

>En Gaiman, la Posada Los Mimbres aloja a los visitantes en una chacra que fuera de los pioneros galeses que poblaron la Patagonia en el siglo XIX.

>Y en el valle inferior del río Chubut se emplazan otros establecimientos agro turísticos en los que es posible alojarse y/o pasar un día de campo recorriendo las distintas producciones: Don Julio, Quintas Narlú, Bod Iwan, Las Piedras, Campo Las Bardas y La Antonieta.
 

Share Share Share Share

Más para conocer