Quantcast

Como el oro para los exploradores, así resulta este pez para el pescador. Y en el Litoral de la Argentina, el río de las leyendas lo ofrece con toda su generosidad.

El Dorado es el lugar mítico que encendió la imaginación de los exploradores en busca del oro preciado. Para el pescador, el dorado –el pez del color del oro- es también objeto de obsesiones y deseos. En el Litoral argentino, el río Paraná es el escenario idóneo para encontrar a uno de los peces más difíciles de capturar.

Conocido como “el tigre de los ríos”, este pez de gran peso y potencia, luchará hasta el final con su fuerte mandíbula y requerirá del pescador una gran concentración y destreza. Con ejemplares de más de 20 kilos, aquí el dorado es un desafío para el pescador más experto.

En el bajo Paraná la temporada alta de pesca del dorado es la primavera; mientras que el verano (enero y febrero) lo es en el alto Paraná. En este río también se pesca surubí, patí, pacú, manguruyú, sábalo, pejerrey, bagre y boga.

Share Share Share Share

Más para conocer