Quantcast

Espejos de agua alimentados con el deshielo de las altas montañas. Fuentes de mitos y relatos ancestrales, atraen a investigadores, soñadores y poetas.

La mayor cuenca lacustre de la Argentina se encuentra en la región andino-patagónica. Los lagos suelen ser uno de los recursos naturales más apreciados por los visitantes de los parques nacionales de esta zona. En ellos se realizan navegaciones tradicionales, que combinan actividades terrestres y lacustres en excusiones de medio día o día completo. 

Por tierra, el circuito tradicional e imperdible es el de los 7 Lagos, que recorre los lagos: Hermoso, Falkner, Villarino, Pichi Traful, Espejo Chico, Espejo Grande y Correntoso. En todos los parques nacionales y en las principales ciudades de la zona hay un pequeño y pintoresco muelle esperando la partida de las embarcaciones que navegan, entre otros, los lagos: Paimun, Epulafquen y Huechulaufquen, cerca de Junín de los Andes; el Lácar y el Nonthué, en San Martín de los Andes; el Nahuel Huapi y la Isla Victoria, en Villa La Angostura y San Carlos de Bariloche; el Lago Puelo, en la zona de la Comarca del Paralelo 42; y el Lago Futalaufquen en el corazón del Parque Nacional Los Alerces. 

Los lagos son el corazón y la esencia del paisaje de la región. En la cubierta, la brisa patagónica se hace sentir. Las aves se acercan curiosas a la embarcación, mientras los verdes cambian de color entre la luz del sol y la sombra. Las islas que parecían lejanas comienzan a acercase. Es momento de descender y comenzar a transitar los senderos para ver las aguas desde lo alto.

 

IMPORTANTE: Las excursiones se pueden contratar a través de agencias ubicadas en las localidades cercanas y en los puertos. Se recomienda siempre hacer el trayecto con guía, para lograr una interpretación más acabada del destino.

Share Share Share Share

Más para conocer