Quantcast

En la provincia de Santa Cruz, una villa de montaña donde echar los pies a andar por caminos de ensueños. Un hogar para los espíritus libres.

A la entrada de El Chaltén se encuentra el Centro de Visitantes del Parque Nacional Los Glaciares. Aquí –y en la Oficina Municipal de Turismo- se pueden obtener mapas con los senderos del lugar y chequear el estado de los mismos.

Los cerros Torre y Fitz Roy presiden las vistas del Parque Nacional. Imponentes moles de granito, son meta ansiada por los escaladores expertos y hermoso espectáculo natural para los caminantes. Aquí hay senderos que recorren bosques de ñires y lengas, surcados por ríos de aguas claras. Caminos que escalan hacia las alturas, al encuentro con el gigante de hielo. Y otros que descubren espejos de agua que reflejan las cumbres nevadas. Para disfrutar de este regalo natural hay que calzarse las botas y caminar. Dejar atrás la civilización y entregarse a la belleza virgen de la montaña. El explorador encontrará su reto en las rutas más exigentes del Fitz Roy. Aquí le aguardan días de descubrimiento y ensoñación y noches bajo las estrellas, envueltas en la mística de aventureros expedicionarios.

En El Chaltén, el caminante descansará y preparará la siguiente salida. Existen varios trayectos que pueden realizarse en un día partiendo desde esta localidad. Los más populares son: Glaciar y laguna Piedras Blancas (De 4 horas totales, entre ida y vuelta de duración); Laguna Torre (De 6 horas de duración, parte del Centro de Visitantes en dirección oeste, lleva al Mirador Laguna Torre y al Campamento De Agostini); Glaciar Huemul (De 6 horas, parte a 37 km de El Chaltén por un sendero que se ubica en propiedad privada, por lo que es necesario pagar una entrada); Laguna de los Tres (Dura unas 8 horas, lleva directamente a laguna Capri y desde allí hasta laguna de los Tres, el punto panorámico más accesible de toda la zona, frente al mítico cerro Chaltén); y Laguna Toro y Loma del Pliegue Tumbado (De 9 a 10 horas totales de duración).

Si se dispone de varios días se pueden realizar rutas más largas, acampando siempre en las zonas permitidas. Una opción es tomar el sendero que sube por la sección norte del pueblo, luego de 1 hora de caminata en ascenso se llega a una bifurcación donde se optará por dirigirse al mirador (donde se divisa el cerro Fitz Roy) o a la laguna Capri donde hay zona de acampe. Ambas sendas se unen nuevamente para continuar hacia los campamentos río Blanco y Poincenot (3 horas de ida). Desde Poincenot se realizan excursiones a la increíble laguna Sucia y la imperdible laguna de los Tres. Si el caminante desea regresar, puede tomar el sendero de vuelta hacia El Chaltén y, al cabo de 1 hora, seguir la bifurcación hacia las lagunas Madre e Hija. Este sendero se cruza con el que une El Chaltén a Laguna Torre. Si desea continuar, y realizar una caminata de mayor dificultad, desde el campamento Poincenot parte un sendero en dirección norte que conduce hasta la Piedra del Fraile (3 horas y media). Aproximadamente a la hora de camino, un desvío a la izquierda lleva hasta el imponente Glaciar Piedras Blancas, un lugar ideal para descansar. Continuando por el sendero, se llega hasta el río Eléctrico y luego hasta la Piedra del Fraile, una mole que dejó el glaciar en su receso y donde el padre De Agostini -quien subió estas montañas y fue el primero en fotografiarlas- ubicó su campamento base. Esta parte de la excursión transcurre en propiedad privada y es necesario abonar ingreso. También aquí hay un refugio con servicios. Desde este punto se puede llegar al lago Eléctrico, un enorme lago de agua glacial. Y para regresar, desde Piedra del Fraile se puede tomar un transporte hasta El Chaltén.

 

IMPORTANTE: Para salidas de varios días, es recomendable registrarse.

Share Share Share Share

Más para conocer