Quantcast

En Neuquén, un fascinante viaje hacia el pasado más remoto, hacia el tiempo en el que el sur de la Argentina era habitado por los dinosaurios más grandes de la Tierra.

La provincia del Neuquén, ubicada en el noroeste de la Patagonia argentina, guarda un tesoro misterioso e inabarcable. En sus tierras se realizaron importantes hallazgos paleontológicos que aseguran que este fue, millones de años atrás, lugar de residencia de los dinosaurios más grandes del planeta. Hoy, los viajeros pueden descubrirlos a través de diversas propuestas que fascinan tanto a los grandes como a los más chicos de la familia. 

Con la ciudad de Neuquén como punto de partida (por su ubicación estratégica en relación a los principales atractivos paleontológicos y por su adecuada infraestructura de servicios), la Ruta de los Dinosaurios de la Patagonia se extiende hacia el sur, el norte y el oeste. 

A 80 km al suroeste de la ciudad de Neuquén se encuentra Villa El Chocón. Un pintoresco poblado nacido a fines de los años ’60 junto a la construcción de una represa hidroeléctrica que dio origen a un embalse de 816 km2 de intenso color azul. Durante las excavaciones que se realizaron para la construcción de la represa salieron a la luz restos fósiles y huellas de dinosaurios impresas en las rocas hace millones de años. Hallazgos que hoy pueden conocerse en la visita el Museo Ernesto Bachmann, en el Cañadón Escondido y en un museo de sitio en el que se conservan 33 pisadas de dinosaurios fosilizadas en las rocas.

Tomando la Ruta 22 hacia el oeste, a 110 km de Neuquén se encuentra Plaza Huincul, una pequeña ciudad donde se realizó un hallazgo gigante: el Argentinosaurus huinculensis, el dinosaurio más grande hallado en el mundo. Su figura magnífica se puede observar en el Museo Carmen Funes junto a una completa colección de restos originales y réplicas de fósiles de dinosaurios y de invertebrados marinos.

Hacia el noroeste, a una distancia de 90 km, está el Centro Paleontológico Lago Barreales, también conocido como Proyecto Dino. Un lugar singular y muy interesante para visitar en familia. Aquí los visitantes pueden conocer en vivo y en directo la tarea de los paleontólogos a través de visitas guiadas que recorren el yacimiento. Otra opción de visita, que requiere un día completo, ofrece al viajero ser paleontólogo por un día, compartiendo una jornada con el equipo de investigación y participando en las tareas de búsqueda y preparación de fósiles.

De camino a Barreales, en la localidad de San Patricio del Chañar, la tierra del vino neuquino por excelencia, la Bodega Familia Schroeder luce, en un espacio especialmente acondicionado (la “cava del dinosaurio”), los restos fósiles de un dinosaurio que fueron descubiertos durante la construcción del establecimiento.

Un poco más al norte, a unos 200 km de la capital provincial, se encuentra Rincón de los Sauces con su Museo Municipal de Paleontología Argentino Urquiza, que presenta el Titanosaurio más completo del mundo. Y en las cercanías de Añelo, dos esculturas colosales irrumpen en el paisaje: se trata de los Petrosaurus, realizados por el artista Carlos Regazzoni con desechos industriales de la actividad petrolera.

Share Share Share Share

Más para conocer