Quantcast

Entre sierras y ríos, bodegas pequeñas y artesanales abren sus puertas al viajero. Copa en mano, se escuchan las siempre encantadoras historias y anécdotas del pueblo cordobés.

En la tonalidad y el aroma de los vinos de Córdoba se perciben historias vinculadas al trabajo de los Jesuitas y de los inmigrantes friulanos que habitaron la provincia. Como en prácticamente todas las regiones vitivinícolas de la Argentina, el vino llegó a Córdoba de la mano de los Jesuitas y con destino final la celebración de la misa. A principios del siglo XVI la vid pobló el suelo de la estancia de Jesús María, próxima a Colonia Caroya, a 54 km de la capital cordobesa. En el siglo XIX, los inmigrantes que llegaron a la provincia desde el Friuli italiano, trayendo consigo costumbres y tradiciones propias, dieron comienzo aquí a un tipo de producción vitivinícola artesanal basada en cepas no tradicionales. En los valles serranos del oeste de Córdoba se producen desde entonces vinos regionales que forman parte de la identidad y el patrimonio cultural local.

La artesanía de los vinos cordobeses se aprecia en la intensidad de su sabor, un sabor que se potencia con el de los chacinados, embutidos y quesos de Colonia Caroya, donde se concentra la mayor parte de la producción vitivinícola local.

La Ruta del Vino de Córdoba propone visitas a viñedos y bodegas y degustación de vinos regionales y cepas tan particulares como la uva frambua. Esta propuesta enoturística integra un circuito de rutas gourmet donde se destaca una amplia – ¡y sabrosísima!- oferta de chacinados y encurtidos. Asociando la historia, las tradiciones, los paisajes y las técnicas de producción, bodegas y productores artesanales invitan a recorrer Córdoba y degustar sus vinos en las áreas Norte, Calamuchita, Traslasierra y Noroeste; transitando caminos que permiten conocer propuestas enoturísticas al mismo tiempo que las Estancias Jesuíticas, Patrimonio de la Humanidad, el antiguo Camino Real y diferentes rutas alimentarias; además de bellísimos lagos y sierras donde se disfruta de los microclimas de la provincia.

 

Reforzando la importancia de la vitivinicultura en Córdoba, el calendario anual de fiestas y festivales incluye encuentros vinculados a esta producción como la Fiesta Nacional de la Sagra de la Uva y la Fiesta Provincial de la Vendimia que se realiza en el mes de marzo en Colonia Caroya.

 

Share Share Share Share

Más para conocer