Quantcast

Delicioso; cocido a la parrilla, al disco de arado o al horno de barro, así es el plato estrella de la cocina puntana.

En el centro-oeste de la Argentina, la provincia donde se levantan las impactantes prehistóricas Sierras de las Quijadas cuenta en su cocina con un plato auténticamente regional: el chivito. Aunque esta carne se prepara también en otras localidades del país, San Luis se distingue por su particular forma de cocinarlo: a la parrilla, al disco de arado o al horno de barro, y siempre a fuego lento, muy lento. Además, se utilizan animales chicos que garantizan, en todos los casos, la ternura de la carne. ¿El resultado? Un plato de una deliciosa suavidad. Un sabor definitivamente imperdible.

Los entendidos cuentan que el detalle que vuelve tan delicioso al chivito es la fina capa de grasa crocante que recubre su carne, capa que se derrite en la boca ‘como manteca’ y hace que el bocado se deshaga con asombrosa delicadeza. Pero esto no es resultado de la simple generosidad de la naturaleza sino de un saber culinario que comenzó a desarrollarse en esta región en la época colonial y al que, desde entonces, cada generación ha aportado su propia pincelada de sabiduría. Hoy, los más respetuosos de esta tradición culinaria sirven el chivito con chanfaina; y en los restaurantes serranos está siempre presente este plato típicamente puntano.

Share Share Share Share

Más para conocer