Quantcast

Una cabalgata por la entrada sur a los Valles Calchaquíes, por cerros que conservan huellas de pueblos originarios, de Jesuitas y de tiempos coloniales.

Las cabalgatas son una excelente alternativa para conocer uno de los lugares más lindos del noroeste argentino. A 107 km de San Miguel de Tucumán, Tafí del Valle -el punto turístico más importante de los Valles Calchaquíes tucumanos-, de clima agradable y paisajes de ensueño, es un paso obligado para quien ande viajando por estas tierras.

Hay varias opciones para andar, a lomo de caballo, por las sendas del Tafí. Desde circuitos cortos hasta travesías de varios días. Todas proponen vivir una auténtica experiencia gaucha, que incluye probar el mate, los afamados quesos de la zona acompañados de pan de campo y el típico asado.

Los circuitos más cortos son de 2 horas y media y llegan hasta el Dique La Angostura, mientras que los que suben a los cerros duran entre 3 y 4 horas y media. En el camino, entre manadas de ovejas que pastan impasibles, se pueden observar ruinas arqueológicas y el paisaje maravilloso de Las Mesadas, praderas verdes que se encuentran en las cimas de los cerros, desde donde se obtiene una vista panorámica del Valle de Tafí. También se puede llegar hasta La Ciénaga, un poblado rural ubicado a 2.500 m.s.n.m. en el que los pobladores mantienen su cultura ancestral intacta. Este circuito lleva todo el día. Las travesías más largas duran entre 2 y 5 días. Recomendadas para jinetes con algo de experiencia, se transitan caminos de cornisas, se cruzan ríos y se hace noche en postas de montaña.

Share Share Share Share

Más para conocer