Explorá Argentina Patagonia
Lagos y montañas camino al fin del mundo

Una tierra extensa y maravillosa, recorrida por vientos y leyendas. Escasamente poblada, la Patagonia se despliega hacia el sur del continente en valles, bosques y lagos, glaciares y montañas desafiantes, infinitas estepas y una costa marina de intenso azul, habitada por la más diversa fauna. La Patagonia es una región encantada.

En el sur del país, la Región Patagonia reúne a las provincias del Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego en un territorio que se extiende desde la Cordillera de los Andes, al oeste, hasta el Océano Atlántico, al este.

La Patagonia comienza en la inmensa llanura de La Pampa, tierra de gauchos, que se convierte en un valle fértil a orillas del río Negro. En el límite entre las provincias de Neuquén y Río Negro se cultivan las más deliciosas frutas y se traza la ruta de los jóvenes y exquisitos vinos patagónicos. Muy cerca, en los alrededores de la ciudad de Neuquén, se pueden seguir las huellas de los dinosaurios más grandes del mundo. Hacia el sur, las montañas esconden una comarca de lagos y bosques que se extienden entre las provincias del Neuquén, Río Negro y Chubut. Paisajes de ensueño que, durante el invierno, son ideales para la práctica de los deportes de nieve. En Santa Cruz se encuentra el Glaciar Perito Moreno, uno de los atractivos más singulares, e imperdibles, de la Patagonia. Este gigante de hielo es, junto a los demás que integran el Parque Nacional Los Glaciares, Patrimonio de la Humanidad. Al igual que la Cueva de las Manos, ubicada en el cañadón del Alto Río Pinturas, en la que los primeros hombres que habitaron estas tierras dejaron sus huellas impresas sobre las rocas.

La zona cordillera está unida a la costa oceánica por una inmensa y desértica estepa, apenas salpicada de pequeños poblados y de estancias en las que se puede conocer la vida de los hombres y mujeres del campo. A orillas de un mar azul, las ciudades costeras de la Patagonia permiten realizar avistajes de la más increíble fauna marina.

En la provincia del Chubut, la Península Valdés es un sitio único, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A las aguas calmas de esta península llegan cada año las ballenas francas australes, junto a lobos y elefantes marinos, orcas, delfines y una gran diversidad de aves. En Punta Tombo se encuentra la pingüinera más grande de la Patagonia. Y más al sur aún, en Tierra del Fuego, las montañas y el mar rodean a Ushuaia, la ciudad del fin del mundo. Lugar soñado por exploradores y aventureros, es el confín más austral del país y puerta de acceso a la Antártida, el misterioso continente blanco.

Para conocer en profundidad la Patagonia, podés elegir alguna de estas ciudades para realizar tus estudios: Santa Rosa (capital de la provincia de La Pampa), Neuquén (en la provincia homónima), General Roca, Viedma y la turística San Carlos de Bariloche (en Río Negro). O bien, alguna de las ciudades costeras: Comodoro Rivadavia (en Chubut), Río Gallegos (en Santa Cruz) y Ushuaia (en Tierra del Fuego).

Clima: Frío y seco en la meseta patagónica, con veranos cortos e inviernos prolongados. En la zona cordillerana las temperaturas bajan y el clima es más húmedo. En Tierra del Fuego, el invierno es de frío intenso, con vientos y precipitaciones.

www.argentina.travel