Quantcast

Prensa

Novedades | 05/07/2016

Share Share Share Share
PrintImprimir

Argentina reestructurará uno de los parques ecoturísticos más importantes de Sudamérica

Será en los Esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes. El proyecto requerirá una inversión de $1.250 millones, generará 20.000 puestos de trabajo y fomentará la llegada de 300 mil turistas anuales.

El Gobierno Nacional, junto con el de la provincia de Corrientes, ha implementado el primer Plan Maestro de Desarrollo Ecoturístico en los Esteros del Iberá – humedal ubicado en territorio correntino – con el fin de convertir esta reserva en uno de los grandes atractivos del turismo argentino. Con 700 mil hectáreas de superficie, es el espacio protegido más extenso y con mayor vida silvestre y biodiversidad del país.

A través de dicho proyecto se llevará a cabo una restauración ambiental, así como una reintroducción de especies que se sumarán a las más de 4 mil variedades de flora y fauna por las que está poblada la reserva. Esto se conseguirá tras una inversión de $ 1.250 millones en obra pública e infraestructura turística gracias a un acuerdo entre Nación, Corrientes, municipios y organizaciones privadas. El objetivo es añadir valor al parque y posicionarlo en el mundo como el primer destino de naturaleza del país.

Posibilidades y beneficios

La implementación del Plan de Desarrollo Ecoturístico pretende convertirse también en una gran promotora de crecimiento económico local, producto de la generación de 20 mil puestos de trabajo para los 200 mil habitantes de la región en los próximos cuatro años.

La puesta en marcha de este proyecto repercutirá directamente en el turismo de la región. La proyección del Gobierno es que "con el Parque Ecoturístico toda la región cobre más valor y en cinco años lleguen 300 mil turistas anualmente, extendiendo sus estadías de tres a cinco días, con un gasto promedio de US$ 200 diarios", afirmó el ministro de Turismo de Argentina, Gustavo Santos.

Infraestructura adecuada

La reestructuración ambiental de la reserva permitirá mejoras en rutas y accesos, en la instalación de un parque solar para el abastecimiento eléctrico, obras de saneamiento, agua potable, cloacas y gestión de residuos. Todo ello bajo estándares ecológicos.

Además, se construirán dos centros de interpretación de fauna en el corazón del humedal, otros de información turística junto con observatorios para las 350 especies de aves y miradores en las lagunas, se trazarán nuevos circuitos de navegación por los esteros, se sumará un nuevo camping, se mejorará el paisajismo en áreas descuidadas y se invertirá en la puesta en valor de ocho museos.