Quantcast

La técnica pictórica típica de la ciudad de Buenos Aires se suma al Tango, como expresiones culturales de valor universal reconocidas por UNESCO.

La tradicional técnica decorativa de la ciudad de Buenos Aires, ha sido reconocida como parte del Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. El filete embellece carteles, colectivos -autobuses urbanos-, o el frente de casas y locales comerciales con un estilo muy definido, que incluye intensos colores y temas que surgen de la cultura popular.

Esta técnica floreció al calor del crecimiento de la ciudad a principios del siglo XX y mantiene su vigencia en el oficio de los artesanos. En la actualidad, el filete porteño es un signo inconfundible de Buenos Aires. Sus trazos llenos de ornamentos, curvas y contracurvas, son la contraparte gráfica de los firuletes ejecutados por los bailarines del Tango. Precisamente, esta música y danza típica urbana, había obtenido el mismo reconocimiento en 2009.

De acuerdo con la UNESCO, las prácticas registradas como parte de este Patrimonio cultural inmaterial, incluyen tanto tradiciones pasadas de generación en generación, como expresiones presentes de la vida de grupos culturales de distinto tipo. Además, favorecen la cohesión social y son muestras fieles de valores compartidos por la comunidad en la que tienen lugar. Esta distinción no solamente favorece su visibilidad y promoción, sino que se complementa con acciones que garantizan su permanencia.

Share Share Share Share

Más para conocer