Quantcast

Ubicada en el sureste de la provincia del Chaco. Posee una superficie de 10 hectáreas en la que se ampara una porción representativa de la ecorregión Chaco Húmedo.

En los terrenos más bajos e inundables hay esteros con vegetación acuática. En los albardones (terraplenes de antiguos cursos de agua) con suelos ricos en humus se desarrolla la selva en galería. Y en sectores más altos con suelos salinos y arcillosos, se ubica el típico bosque chaqueño.

En la selva en galería crecen árboles como el timbó, Francisco Álvarez, espina de corona, lapachos (negro y amarillo) y el ibirá pitá, que sobrepasan los quince metros de altura. Por debajo de sus copas hay un denso sotobosque de arbustos y árboles menores, entrecruzados por abundantes lianas y epífitas.

El bosque chaqueño en cambio, posee una vegetación espinosa, con árboles de madera dura como el quebracho colorado chaqueño, el quebracho blanco, el urunday o el algarrobo blanco.

El suelo está tapizado por abundantes bromeliáceas terrestres como el caraguatá y el falso ananá, acompañados por cactus terrestres del género Opuntia.

Dentro de la fauna se destacan las aves, con 135 especies. Entre ellas capuchinos, urracas (común y morada), loros e incluso charatas y tucanes. En el sector de bañados se dan cita garzas, cuervillos cara pelada,  pechos amarillos y rapaces como los aguiluchos colorado, pampa y de cola corta.

La reserva también constituye un refugio para algunos mamíferos como la corzuela parda, el carpincho, el zorro de monte o el mono aullador. Y hasta puede llegar a aparecer algún aguará popé (nuestro mapache autóctono) o el lobito de río.

Share Share Share Share